miércoles, 30 de noviembre de 2016

El pasado es un animal grotesco.

Seguido me pasa que me dan ganas de venir a escribir cosas que me gustaría volver a leer en algún otro momento, a diferencia de antes, que me gustaba contarles sobre cualquier tontería. Me pasa casi siempre cuando estoy trabajando, y pues, es prácticamente imposible. Me pasa que cuando salgo del trabajo ya me olvidé por completo de lo que les quería contar.

Extraño los días en los que simplemente venía aquí escribir alguna anécdota graciosa o lo que ocurría en un día común y corriente de mi vida.

Y hablando de "cosas que escribía", creo que en parte siempre me arrepiento de publicar (porque neta, tengo un chingo de borradores que creo jamás verán la luz) porque al final vuelvo a leer lo que escribí y me pongo a pensar en: "Bueno, esto a nadie le interesa", exacto, como todo lo que escribía (digo "escribía" porque de alguna manera me gusta pensar que lo que escribo y publico actualmente es de algún modo "superior" a lo de años atrás, aunque no lo sea. Y YA SÉ QUE NO LO ES. PINCHE MADRE.

Pero bueno, también siento que antes tenía más variedad para contar, digo, iba a la escuela and stuff, ahora no hay tanto porque pues, es la rutina, trabajo-peda-trabajo-peda. Aún así, tengo bastante material de mis aventuras en solitario, pero como les digo, ya no es lo mismo, no sé, simplemente no lo es, ya no es como: "Ay, puedo escribir en mi blog en todo momento", pero les juro que es la idea, aunque la idea va muy mal, digo, lo normal ha sido sólo un post por año.

A veces sí extraño poquito al Isaac de aquellos años, aunque tengo mis dudas, realmente no sé con cuál Isaac me quedaría.

Al final nunca puedo escribir eso que me gustaría volver a leer en algún momento, termina siendo algo como lo de antes, pero sin tantas pendejadas.

miércoles, 19 de octubre de 2016

Octubre es eterno.

Las personas se incomodaron cuando les empecé a hablar con la verdad.

Me enferman las personas que sólo buscan rodearse de idiotas que siempre estén de acuerdo con ellos. No importa lo que digan, si es una estupidez sin sentido TIENES que estar de acuerdo o te conviertes en un nefasto insoportable.

Pues chinga tu madre.

Wey, la gente falsa, ODIO A LA PINCHE GENTE FALSA, esos tarados que andan por ahí tratando de agradarle a todo mundo, navegando con su bandera "buena onda", ocultando la mierda que son en su interior.

Ya no me es fácil pertenecer a un grupo de personas, no es algo fácil. No sé. No sé. No sé. No sé. No sé. No sé. No sé. No sé. No sé. No sé. No sé. No sé. No sé. No sé. No sé. No sé. No sé. No sé. No sé.

La vida es más bonita cuando nadie se te acerca.

He estado todo el mes buscando el momento adecuado para escribir algo, hoy no lo tenía pensado hacer. Podrían ignorar los párrafos anteriores, no sé, como que tengo que sacar de alguna manera lo que pienso de ustedes, claro, suponiendo que me están leyendo.

Supongo que este es el día adecuado, ¿quién iba a imaginarlo? Un día tan común y corriente. De esos plagados de trabajo, en los que acudes al ejercicio buscando un poco de alivio a tu ansiedad.

Pocos son los momentos que aprecio a lo largo del día, pero uno de ellos es cuando termino de correr y voy caminando por el andador. Es una zona muy tranquila y con buena iluminación. Los otros momentos son los que tienen que ver con alcohol.

Es octubre y nada me emociona, aunque creo que el problema ya no es el mes. Puede ser cualquiera.




domingo, 11 de septiembre de 2016

Profecías y memorias invertidas.

No sé qué pasa, todo ha sido un poco distinto últimamente.

Lo más notable, dejé de tomar tanto, no sé qué pasó pero las ganas de embriagarme han desaparecido. Después de emborracharme casi a diario, ahora sólo procuro beber los fines de semana y beber ya no es sinónimo de borrachera.

No podía estar tranquilo si no iba a un bar después del trabajo, ahora me da hueva ir a un bar, prefiero quedarme en casa.

Mis salidas se han limitado a ir a correr, pasear en bici o alguna caminata nocturna. Bueno, mi bici se ponchó (otra pinche vez) y ya pasó una semana desde la última vez que la usé, eso de ir a correr volvió a ser mi actividad favorita, sí, me encanta pero al final es una tortura, cada vez mi rodilla se jode más y la verdad no he tenido el valor de ir al médico porque no quiero otra cirugía.

Mi relación con otras personas ha disminuido notablemente, y eso que siempre me he limitado bastante. No me es nada difícil decir que no, nunca he sido fan de la convivencia y ahora es peor, espero que sea algo que se pase rápido.

Saqué de mi vida a muchas personas, son tiempos en los que quiero estar solo y lo disfruto demasiado.

Mis pasatiempos también han cambiado mucho, retomé actividades que tenía algo abandonadas e integré otras nuevas, podría pasar mucho tiempo aquí escribiendo detalles de todas las pequeñas cosas que me hacen disfrutar mi vida, pero ya tengo mucho sueño, ya será después

Me pasa que siento que escribo durante horas, al final es una cosa diminuta en la que no puedo expresar ni la mitad de lo que pretendía en realidad.

No sé qué pasa, todo ha sido un poco distinto últimamente.