martes, 29 de marzo de 2016

De afuera hacia adentro.

Si una persona es tan vacía, tan hueca, que necesita crearse una personalidad a partir de la personalidad de otros, ¿en realidad tiene una personalidad?

Tengo un conflicto muy serio con los copycats (aquí es la parte en la que ustedes dicen: "¿Por qué los juzgas? Es su forma de ser, respeta. Te contradices en eso de no juzgar a las personas.")

Y pues no, no los estoy juzgando, definitivamente, esa es su forma de ser, vacía y sin chiste. Tan sin chiste que pueden emular estereotipos y aún así sentirse ajenos a un estereotipo.

Ese no es el puto problema.

Son personas que pueden agradarme y a la misma vez irritarme.

¿Irritarme? ¡Claro! Me hacen sentir que estoy tratando con personas tan falsas, que no puedo confiar en lo que dicen, y para mí, una persona en la que no puedo confiar, es una persona muerta.

Digo, soy una persona con cero creatividad, pero aún así no ando por ahí emulando lo que me ha tocado leer, ver o escuchar. No podría con tanta falsedad.