martes, 26 de mayo de 2015

Sin mi diablo.

Pasé bastante tiempo en la regadera pensando muchas tonterías, me hubiera podido quedar más tiempo ahí, pero ya había desperdiciado mucha agua.

(les juro que no me la estaba jalando)

Salí, fui por una cerveza. me tiré en mi cama y me puse a escribir.

Estuve un muy buen rato escribiendo, me entretuve alrededor de una hora. Al final, como siempre, le di una lectura final que terminó desatando el horror.

El resultado era sólo un revoltijo de cosas absurdas e incoherentes, nada ligado.

Escribí cosas TAN tristes que parecían emocionantes al momento de escribirlas. Al final, eso de "emocionante" no tenía nada. la perspectiva cambió completamente.

Todo pasó a ser un borrador que probablemente algún día vea la luz.

Creo que es un muy buen método para desahogarme.

El problema está cuando ni siquiera sabemos de qué nos estamos "desahogando".

Al final, todo es una tontería.

Ya quiero despertar.